martes, 30 de junio de 2009

desde mi nebulosa

Mis compuestos iónicos líquidos se encuentran camino a su modelo viscoso... se han alegrado con los resultados, a pesar de que siguen saltando en las raíces para que no los deje de lado. Me han subido el ánimo estos días difíciles así que les debo un programa súper bueno que los estudie al detalle, en agradecimiento por su apoyo y la satisfacción de haber terminado esa tediosa introducción.


Flotando en mi pentagrama, los pekesitos musicales se han esmerado más que nunca en aprender alrededor de 3 canciones nuevas por semana y muy feliz he escuchado los resultados dentro de una oración muy especial. Es indescriptible la alegría que me ha dado escuchar a mi orquestita que cada día suena más bonito.


En el arcoiris de las sillas pequeñitas, he descubierto muchos amorcitos de distintos colores y texturas y todos son igual de lindos, aunque algunos muy celosos ¡jijiji! el más pequeñito ha descubierto un mundo de ternura y entre sílabas que pronto serán palabras me ha robado más de una sonrisa.
Al vacío que dejó mi tabladita no lo llena nada y en verdad extraño demasiado a mis futuras científicas, pero en cuanto termine este período de adaptación volveré, pero con energías renovadas y seguiremos cantando y bailando hasta que se sienta el aroma de los anticuchos en el parque y salgamos a disfrutar del olor especial del sábado por la noche. ¡Yo quiero subir mis cerritos, llenarme los zapatos de tierra y abrazar a mis niñitas, mientras vemos como se viste de luz cada cerro y sentir que las estrellas del cielo cayeron para disfrazar de magia la humildad y la pobreza!
Y esta nebulosa, se encuentra cada día menos densa, pero hoy me atrapó un fluido turbulento y muy viscoso que me condujo a un valle donde llovió por 10 minutos. Encontré un puente de fuerzas, que vencieron la fricción desordenada característica de mi posición actual y me condujo a un bosque donde diviso a lo lejos una luz.


Sé que estás ahí. Por favor, no me dejes volver a esa rueda que gira y me atrapa en sus grietas y con cada vuelta que da, me golpea, yo quiero salir adelante y sé que mi rueda rodará mejor sin piedras en su camino... ¡Ayúdame! Te necesito más que nunca. Sé lo que quiero pero aún estoy muy débil, mi deseo se sostiene por interacciones débiles, aún le falta madurar y fortalecerse, sé que es un proceso largo, no me dejes caer...

4 comentarios:

Soñadora dijo...

Veo que tienes la suerte de tener unos pilares muy fuertes! Que bueno que estés pasando por la tormenta con estas compañías, estoy segura que pronto amainará y llegarán los tiempos de cosecha mi querida Luni Va. Sé fuerte! Dios siempre está contigo y quiere lo mejor para tí. El tiempo te lo dará.
Besitos mi querida

Sofía dijo...

ME encantan tus ilustraciones, y al igual que a tí me encantan los niños.

Te mando mucha mucha fuerza para que no caigas y puedas seguir tu camino.

Un abrazo.

Luni Va dijo...

Gracias por tu apoyo Soñadora, felizmente tengo varios pilares que me ayudan a sostenerme y a seguir a delante. Seguiré buscando fuerzas! un gran abrazo!

Luni Va dijo...

Qué lindo que también te encanten los niños Sofía! y gracias por tus comentarios y tus buenos deseos! espero que te vaya muy bien! un besito!