miércoles, 29 de julio de 2009

Entre las 4 y las 6...y cayendo y cayendo

Me sentí atraída, era un llamado muy fuerte. Así no hubiera querido, habría ido a la fuerza. Era nuevamente el color sin color el que me atrapaba, pero esta vez la sensación era distinta, una mezcla de suavidad y adrenalina, textura sedosa e intensa, dulce y fuerte, una voz apacible y decidida, una música placentera e imponente. Simplemente, me dejé llevar...
Empecé a caer y caer. Entré en la profunidad.
Me sentí ligera, era una sensación de vacío. En realidad, sé que en ese momento ya no había nada dentro de mí, ni bueno ni malo. Fue como si fuera un globo y sólo hubiera aire en mi interior. Simplemente, decidí volar...
Seguí cayendo y cayendo como cae una pluma. Apacible, como si la gravedad me acariciara.
Me di cuenta de que mi mundo me envolvía. Tenía puesto como vestido todo aquello que alguna vez estuvo en mi interior. Estaba volviendo a nacer, mis nuevos ojos se estaban formando, no había memorias ni buenas ni malas, era un nuevo comienzo de ser. Simplemente, me dejé crecer...
Caí y caí de modo envolvente. Di vueltas de espiral y en cada nueva vuelta me hice más grande.
Me desesperé, era algo nuevo y confuso. Sentí miedo de lo que estaba pasando y no sabía cómo proceder. Decidí entregarme a Ti y pedirte que no me dejes, que esta nueva forma de ser sea algo bueno y que en mi memoria permanezca lo aprendido. Simplemente, puse toda mi confianza en Ti...
Una nube vino hacia mí y me rodeó y continué cayendo y cayendo. La nube me llenó de luz y me amortiguó.
Me entristecí al ver que mi mundo era gris. No obstante, yo nunca había querido pintarlo. Busqué en mi interior la luz que la nube, Tu nube, me regaló y vi que podía y quería iluminar también todo aquello que llevaba conmigo. Simplemente, compartí la luz que le dio color a mi vestido...
De nuevo di vueltas al caer y caer. Mi manto tomó y tomó color.
Me sorprendí al ver que ya estaba cerca. Recién en ese momento tomé conciencia de que estaba por llegar a la tierra y ver la realidad. Decidí darle una oportunidad y ver qué tenía preparado para mí, me di cuenta de que nuestros caminos ya no estarían unidos por un pasaje oscuro y comprendí que el mundo real es bueno si sé llevar mi mundo de ilusión y fantasía conmigo. Simplemente, terminé de caer.
La caída y caída llegó amortiguada con una nueva canción, con un agradecimiento y con mucha luz y color. Era ya el amanecer hacia el nuevo día, hacia la nueva vida.

Recién al pisar tierra mi mundo terminó de colorearse, ahora tiene color y puedo apreciar todo: lo bueno y lo malo.

AMANECE
SIGUE TU CAMINO
DEJA HUELLA


un LA----------RGO viaje

Desde hace algunas semanas he recorrido una serie de lugares extraños, nuevos y diferentes. Ha sido como una pequeña evolución y hay ciertos aspectos que han cambiado. Como no soy una persona que le agrade caminar en línea recta sino que prefiero ir en espirales, según mi estado de ánimo, en esta ocasión quiero hacer un recuento de lo vivido.

Decidí vivir en las nubes por un tiempo, descubrí un mundo de tibieza y colores claros que me fueron confortables y no quise mirar el suelo ni saber qué me esperaba en aquel lugar. Viví días muy calmados, días de sol, días de arcoiris, días de lluvia, incluso varios días de granizo, sin embargo siempre encontré de donde sostenerme y no me fue necesario pisar tierra. Luego de moldear, experimentar, jugar, cantar y vivir mucho viviendo nada, creí escuchar el primer relámpago. Así fue, se descargó una tormenta fuerte, una bastante larga con luces, sí, pero tristes. Las bombas de tiempo hicieron explosión, poco a poco fui llevada a esa otra dimensión, una dimensión-noche.
En la dimensión-noche permanecí varios días, pero en total oscuridad, no brillaba ni una estrella, no había luna, no había ningún tipo de luz. Solo noche, penumbra, silbidos de tristeza, lágrimas, rezagos de explosiones y alguna que otra rama seca; sin embargo, era imposible prender fuego a causa de la elevada humedad. Caminé por aquella dimensión-noche sin brújula, ignorando si avanzaba o retrocedía, sé que hice ambas cosas, algo dentro me lo dijo. No vi amanecer, de modo que no supe cuánto tiempo transcurrió. Pero llegó un día en que tanta humedad logró atraparme en una nebulosa, tal como un insecto cae en la tela de araña.
Hice mi hogar de aquella nebulosa y decidí adoptar la forma de vida que me ofrecía: vivir sin vivir y caminar sin caminar como alma en pena. Descubrí que muy lejos se encontraba una fuente de luz algo tenue, pero me permitía ver los diversos paisajes de mi nebulosa. Observé que había ambientes tristes, alegres, algo vivos, algo inertes, algunos con más luz que otros, aunque todos grises. Fue un recorrido muy interesante y valioso, era un mundo especial, con vegetación, agua, cerros y un ligero rastro luminoso. Conforme me fui acercando a la luz la nebulosa se fue haciendo menos densa hasta que, de pronto, encontré ESE túnel.
El túnel estaba originalmente oscuro, pero me di cuenta de que me absorbía y cada vez avanzaba a mayor velocidad. Pude ver que llevaba conmigo todo mi mundo aunque todavia sin color, sin sabor, sin olor. Seguí hasta el final y recién en el último tramo me di cuenta de que estaba cayendo. Caí, caí, caí y llegué al suelo... pisé tierra.
Ya en tierra pude ver que era de día, había amanecido en el momento en que caí. Pude reconoger al mundo iluminado, el mundo en color. Pude ver la vida, pude ver que no estaba sola, pude ver que había mucho por recorrer y que nada sería igual que antes. Fui explorando y en un primer momento todo era bonito. Sin embargo, mirando a detalle me di cuenta que era R-E-A-L y que había tristezas y alegrías, bonito y feo, claro y oscuro. Me di cuenta de que era la VIDA.

lunes, 20 de julio de 2009

Tela de araña


Una llave... esa llave abrió la puerta a un mundo "increíble". Algo que nadie esperaba, algo que nadie imaginó, nadie pensó. ¡qué grandes vueltas da la vida!
Alas... esas alas de seres que cantaron tantas canciones de ese cancionero que al poco tiempo se perdió. Nuevos arreglos, nuevas voces, armoniosas, experimentos, ¡qué días tan divertidos!
Un número y una dirección... ese número y esa dirección dieron pie a nuevos temas de conversación, a un acercamiento y al surgimiento de algo nuevo. ¡qué gran evolución!
Una escalera... esa escalera fue esenario de un momento intenso y filudo. Grandes consecuencias, días de sillas de oficina, visitas contrariadas. ¡qué dolor tan penetrante!
Ese primer paso de conocimientos.
Un parque... ese parque tenía una discoteca y una iglesia juntos. Yo cantaré canciones a dos voces y sobre todo un gloria especial, nuevas personas, nuevos sonidos, nuevos olores. ¡qué cálido ambiente!
Un muro... ese muro era tan bajo que podías sentarte en él. Puertas que se cierran y otras que se abren, sueños por los que hay que luchar y sueños que mueren para que nazcan nuevos. Incontables pasos, una botella de agua helada en el frío. ¡qué momento tan complejo!
Una mano... esa mano se hinchó por la diferencia de presión. Paisajes hermosos, frío y calor; MAYÚSCULAS, muchos mensajes a horas inciertas. ¡qué mezcla de emociones!
Ese segundo paso de conocimientos
Dos despedidas... esas despedidas los llevaron a un mundo desconocido en un viaje de ida y no de vuelta. Momentos difíciles, cambios emocionales, ganas de dormir. ¡qué importante el apoyo!
Tres gradas... esas gradas los acogieron para descansar. Fueron cómplices de ese b que invitó a esa c, no quiero bailar con taparrabo, en la pista y sin zapatos, qué roche, qué frío. ¡qué sensación de gusanos en las tripas!
Un vestido blanco... ese vestido blanco junto a un traje negro. Una noche fría, tiembla, se asusta, se engríe. ¡qué ricas pícaras!
Ese tercer paso de conocimientos
Un país vecino... ese país vecino en el que iba un bus morado. Asientos libres, pero se va convirtiendo en una lata de sardinas, no importa, nadie más existe. ¡qué alegres días!
Un secreto... ese secreto que unió dos realidades. Decisiones importantes, árboles, canciones y calles angostas. ¡qué planes tan soñadores!
Diez E... esa diez temblaba y tambaleaba el contenido. Dudas y traiciones, decisiones quebradas, ilusiones brillantes pintadas con crayolas pastel, en la pileta y la gorra se depositó una declaración y un gran descubrimiento. ¡qué pena tan honda!
Ese cuarto paso de conocimientos
Un feriado... ese feriado traía consigo una gran verdad y era que lo que no muere se hace más fuerte. Pasaron varios días de blancas emociones y colores sin colores. ¡qué vacío tan inmenso!
Un ocho... ese ocho era el gran día de los niños. no, no, no podía fallarles y así fue como empezó a tejer la araña una nueva tela donde atrapó a los inocentes insectos que habrían de ser su presa. ¡qué paz que creí sentir!
Una piedra... esa piedra rompió la luna del bus. Ese río que concluyó muchas historias pero que quitó la epidermis y descubrió que debajo crecía una infección cada vez más afiebrada y peligrosa. ¡qué salida tan mala!
Ese quinto paso de conocimientos
Una pista... esa pista nueva que más parece vieja. Todas las veces que escapó de su guarida y esas emociones y sentimientos gratos que le alimentaron en diferentes esenarios. ¡qué complicidad!
Un paradero... ese paradero que espera que llegues a la 1:10pm. Muchos almuerzos, paseos y salidas, a veces viajes interminables a lugares maravillosos porque en realidad el alrededor no es lo que importa. ¡qué sensillez!
Dos piezas... esas dos piezas no encajan entre sí ni pueden existir las dos a la vez. Mucha confusión y momentos de explosión cada vez más fuertes pero más cortos. ¡qué golpes que te di en mi mente!
Ese sexto paso de conocimientos
Una loma amarilla... esa loma llegó muy tarde. Se cerró esa puerta, pisé tierra, comprendí. ¡qué tristeza y nostalgia me invadieron!
Un túnel... ese túnel me condujo a un lugar estático. Descubrí una nueva puerta a un mundo de todo aquello lindo que falta por venir y quiero hacer. ¡qué ganas de que pase este año!
Un amanecer... ese amanecer al nuevo día le devolvió la luz y el color a la vida del alma en pena. Pero a la luz también se nota más lo que falta y se extraña de un modo diferente. ¡qué nuevas experiencias!
Ese sétimo paso de conocimientos

¿Y AHORA QUÉ?
Los reactivos se preparan primero por separado y luego se colocan en el balón de reacción. La araña mezcló los reactivos antes de prepararlos y la reacción nunca culminó pero avanzó. Ahora debe filtrar y separar los reactivos para preararlos debidamente y luego recién devolverlos a un nuevo balón.

Arañita: no olvides tener en cuenta las condiciones experimentales a las que debes trabajar.

sábado, 18 de julio de 2009

nostálgica, pero de día


Aquellas seis cuerdas pertenecen juntas. Al cantar me van revelando un mensaje escondido, ¿melancólico o alegre?, creo que ambos... es aquel que me reclama, aquel que se engríe; me pide que regrese, que no la deje más. El reemplazo electrónico es eso: tecnología, no le brinda el amor que esa mano y ese oído le regalan cuando la afinan. Una mariposa se posó bajo las cuerdas, otras más vinieron a acompañarla y formaron la ronda encargada de llevar el mensaje:

Eco, eco, eco, eco... - ¡Vuelve por favor! - yo también las extraño, no es lo mismo cantar si no están ahí, falta novedad, falta sonrisa; falta ese ser varios, pero uno; sonar varias, pero una; varios matices, pero uno; varios timbres, pero uno...
Eco, eco, eco, eco... -¡Espérame un tiempo más! - ya no quiero acompañar, no quiero la tecnología, no quiero los reemplazos, quiero escucharte cantar, sentir tu caricia al tocar, esmerarme al afinar, acurrucarte al descansar...
Eco, eco, eco, eco... -¿Dónde te escondes? - tras libros y cuadernos, tras flores de colores, tras un muro de ladrillos, tras un muro de sentimientos...
Eco, eco, eco, eco... -¿Cómo te están tratando? - bien, pero no igual; bonito, pero sin emoción; suave, pero sin amor; afinado, pero sin música...

Sé que volveré, sé que nuevamente nos uniremos en un canto de alabanza, sé que estaré ahí y nos haremos un sólo sonido al compás de tu melodía, sé que ese día llegará.
Sólo es un estado de trancisión, un momento de reflexión, estoy tejiendo mi capullo, pero sé que luego lo dejaré...

Espérame con los brazos abiertos... ¡Pronto llegaré a tu encuentro!

viernes, 17 de julio de 2009

Amanecer


Amaneciendo aparecieron los colores con color...

Hoy siento que quiero dejarme llevar
envolverme en tu amor y empezar a andar
no quiero saber si se acerca el final
solo sé que Tu presencia me iluminará
Estás dentro de mí Jesús
me haces tan feliz
Llenaste mi corazón
de infinita paz y amor

Hoy haré lo que me pidas
Tú guías mis pasos
me das lo que necesito
gracias, oh Señor

Me diste la inspiración
hoy quiero alabarte
Me ayudaste a levantarme
te entrego mi corazón
has guíado Tú mis pasos
pues caminas junto a mí
Iluminaste mi camino
y lo hiciste más feliz
Hoy me diste melodías
cantaré para Ti
Hoy me diste la alegría
vives Tú dentro de mí


video

jueves, 16 de julio de 2009

huella


Experimentando... descubrir
Vivir ... ¿soñando?
Crear ... arte
Explotar ... sentimientos

La tierra quiso brillar y le pidió su luz al sol, él le prestó aquella visible de menor energía a la hora en que se iba a acostar, se la prestó por unos minutos y la dejó vestirse de fuego.

En la tierra nadó un árbol buscando las alas que habrían de elevarlo, al ver iluminar al vestido sintió que no necesitaba elevarse más.

En el cielo una nube aguantaba las ganas de llorar, fue ella quien se ofreció de puente desde el sol hasta la tierra.

En mi corazón una primera explosión dio el primer amanecer, abrió un largo túnel por el que van apareciendo diversas e interesantes formas y colores.

Por ser esta la introducción, el primer color en aparecer es el color sin color.

DEJA HUELLA

lunes, 6 de julio de 2009

Homenaje

Este post es en homenaje a mi amiga Soñadora que ha cumplido 1 año regalando sonrisas desde su blog http://unpesamientoparacadadia.blogspot.com
Felicidades Soñadora, este premio es para ti, espero que te guste.
No tengo 369 pensamientos en mi dibujo sino solo dos pero representan los 365 de tu primer año, los 4 del atrazo de mi saludo y todos los que vendrán! que continúes siendo tan alegre y optimista y sigas compartiendo esas hermosas historias con todos tus amigos!
Un gran abrazo!